Artes Visuales en Quinta Trabucco

"Recorridos por la obra de Dávila"

Artista: Miguel Dávila 

Curaduría: Fernando Farina y Sasha Dávila 

Cierre: 1.10

 

Visitas guiadas por Dina Resca viernes 19 hs, sábados 12 y 16 hs.

Miguel Dávila se formó con Enrique Policastro y luego -en el momento en que la Universidad Nacional de Tucumán se había vuelto el principal centro de producción y reflexión artística del país- con maestros como Lino Enea Spilimbergo y Pompeyo Audivert. Acaso fueron esos artistas quienes marcaron el itinerario y lo introdujeron en un debate acerca del lenguaje del arte y el lugar que debía ocupar en la sociedad. No debiera extrañar entonces que en otro momento lo encontremos participando activamente del movimiento neofigurativo que en los años 60 trató de romper con la absurda dicotomía entre abstracción y figuración, o buceando en la experimentación como una manera de comenzar a construir un cuerpo de obra, es decir, a desarrollar una forma distinta de pensar el arte.

Imbuido de ideas vanguardistas, llegó a Europa para compartir con sus colegas las experiencias que lo llevaron a replantear una y otra vez las maneras de hacer. El hombre podía ser el centro de la escena, el hombre se podía desfigurar y también perderse en el paisaje, hacerse anónimo en las ciudades.

La serie de muros de la ciudad es la que registra uno de los tantos giros. Dávila, partiendo de tomas fotográficas en el espacio público porteño, reconfigura las imágenes en el interior del taller, trabajando con collage y grandes planos de pintura.

Explorador permanente, utilizó todos los soportes de las artes visuales, incluso las filmaciones, como los tres cortometrajes experimentales presentes en la muestra que fueron realizados por el artista en diferentes épocas.

Cada reflexión, cada temática, marcaron etapas, donde se percibe que su mayor interés era plantearse nuevos desafíos. Pero la figura humana vuelve una y otra vez, y en ese devenir se encuentran las pistas para descubrir el sentido de alguien que no se resigna nunca a seguir en la búsqueda, sabiendo que lo importante es el camino.

Fernando Farina

 

Miguel E. Dávila (1926-2009)

Oriundo de la ciudad de La Rioja, inicia su formación académica en el Instituto Superior de Artes Plásticas de la Universidad Nacional de Tucumán bajo la dirección de los maestros Lino E. Spilimbergo (pintura), Pompeyo Audivert (grabado) y Lajos Szalay (dibujo). 

En 1952 se traslada a  Buenos Aires donde comienza su carrera como artista plástico. En 1958 La Municipalidad de la ciudad de La Rioja lo convoca como primer director del Museo Municipal de Bellas Artes hoy Museo Octavio de la Colina, cargo que desempeña hasta 1960. 

En 1961 obtiene la beca del Fondo Nacional de las Artes en la especialización de pintura para realizarla en París, viaja con Rómulo Macció, Ernesto Deira, Luis Felipe Noé y Jorge de la Vega, comparte taller con Ernesto Deira. Adhiere al movimiento Neo-Figuración. 

En 1963 regresa a Buenos Aires donde se radica definitivamente. 

En 1964 obtiene el premio del Salón Municipal Manuel Belgrano, comienza a dictar clases, actividad que desarrolla hasta 1995. Realiza exposiciones en las galerías Van Riel, Art Gallery Internacional, Wildestein, Rubers, entre otras. 

Entre 1977 y 1982 alterna su residencia entre Madrid y Buenos Aires. 

En el año 1981 obtiene el Gran Premio de Honor del Salón Nacional de Pintura. 

Miguel Dávila ha transitado diversas etapas dentro de la plástica Argentina, la Neo-Figuración, la figuración expresionista y podemos destacar su manejo del color. Ha realizado tres murales de gran porte los que se encuentran en los edificios Natania I, II y III de la ciudad de Buenos Aires. Entre 1981 a 1985 realizó 16 cortometrajes en súper 8 dentro del cine experimental, el celuloide fue un nuevo soporte en su manifestación. Sus obras se encuentran en diferentes Museos y colecciones del país y del extranjero. El 14 de agosto de 2009 fallece a los 82 años.

CATALOGO